Noticias

Los principales cambios que plantea la reforma fiscal son los que atañen al impuesto sobre la renta, que recauda el 42% del total de los ingresos impositivos y que afecta a unos 18 millones de contribuyentes: asalariados, pensionistas y autónomos.

EL GOBIERNO ha modificado los tramos que pagan los contribuyentes en función de su renta, que pasan de siete a cinco. El cambio viene acompañado de un descenso en los tipos para todos los tramos de renta.

LA BAJADA, no obstante, es desigual: como no cambia solo el tipo aplicable sino también los umbrales que definen cada tramo, es muy variable. No obstante, por lo general el IRPF baja más en las rentas bajas (por debajo de 20.000 euros) y muy altas (por encima de 120.000. Para las rentas medias, de 20.000 a 33.000 euros, no baja el tipo nominal, y entre 35.000 y 53.000 retrocede un 4,3%.

LOS TRAMOS APLICABLES en todo caso,son solo una parte del impuesto, pero no se aplica directamente sobre el salario o los ingresos del trabajador o autónomo. Además de reducciones o mínimos exentos por otros conceptos. De entrada, los primeros 5.550 euros percibidos por cada contribuyente están libres de impuestos, cifra que sube desde los 5.151 actuales.

Reducción de tramos y tipos

ADEMÁS, también se modifican los mínimos exentos que se aplican a los asalariados (de los que no se benefician, por ejemplo, los autónomos). Actualmente todos los empleados tienen una reducción de 2.652 euros en la base imponible, que aumenta a 4.080 para sueldos inferiores a 9.180 euros. A partir de ahora este límite baja a 2.000 euros con carácter general que suben a 5.700 para rentas del trabajo menores de 11.450 euros.

 

AVANZIA ASESORES & ABOGADOS vía cincodías.com 


Compartir

Copyright © 2014-2024

Scroll to Top